El experimentado piloto Sergio Vallejo, uno de los ‘Lobos de Meira’ junto con su hermano Diego Vallejo, prepara su equipo para la nueva temporada de Rallies. El piloto lugués fue Campeón de España de Rally en los años 2009 y 2014, además de subcampeón en los años 2003 y 2008. Durante los últimos años, ha competido en tierra con su fantástico Porsche 911 GT3, apodado ‘Andrés’, con el que logró 2 títulos y una gran cantidad de victorias destacadas.

Con él, en una entrevista muy íntima, nos ha contado sus mejores recuerdos como destacado piloto a través de tantos años de carreras en asfalto y tierra.

A ti y a tu hermano Diego Vallejo se os conoce como ‘Os Lobos de Meira’, ¿cuál fue el origen y quién fue el primero en apodaros así?

Me acuerdo que fue en un rally en A Coruña en 1988 que corrimos con un coche bastante pequeño y ganamos dos tramos recorridos de noche y con niebla. Al día siguiente, La Voz de Galicia había publicado la noticia con el titular “Lobos en la sierra de Meira”… ¡Y claro…! Como todos nuestros amigos y compañeros sabían que nosotros éramos de Meira (Lugo) empezaron a llamarnos así. En ese momento, nos lo tomamos de broma y así es como nos quedó el mote.

Tu primer rally fue en Noia en el año 1984, de aquella apenas tenías dieciocho años, con un Seat Panda 45 ¿Recuerdas algo de tus primeras carreras?

¡Sin duda! Recuerdo especialmente el primer tramo de mi primera carrera porque fue la primera vez que me había puesto el casco de competición. Me encontraba nervioso, pero a la vez muy emocionado porque fue un sueño cumplido. Aquella vez, había salido todo bien y quedé en puestos altos. ¡En verdad, de todas mis primeras carreras siempre me acuerdo de muchos momentos!

¿Hoy en día, queda algo de aquel Vallejo que competía en rallies?

Queda aún aquel Vallejo que disfrutaba enormemente de un deporte que le gustaba. Después de tantos años, siempre me queda la ambición de seguir mejorando. Cada año consigo mejores resultados, mayores victorias… aunque por mis manos pasen muchos coches diferentes. Al fin al cabo, los rallies es un deporte que vivo sobretodo en la intimidad con mi hermano… y yo creo que eso es lo mejor de todo.

En Noia empezaste con Paulino Novo de copiloto, pero ahora Diego es tu fiel compañero a los mandos. ¿Fuiste tú quién le convenció o comenzó él por iniciativa suya?

(Risas) ¡Diego es seis años más joven que yo! Entonces… cuando yo ya tenía el permiso de conducción él todavía tenía doce años, así que era muy niño. A veces, íbamos por el lugar a perdernos con el coche por los caminos de tierra que había cerca de la casa de mis abuelos y Diego se subía de copiloto a acompañarme. Creo que desde aquella le vino dado el ser más copiloto que conductor, realmente… ¡Pero bueno! También ha hecho algunas carreras de piloto logrando excelentes resultados. En todo este tiempo, tengo que reconocer que la labor del copiloto tiene más mérito que el propio piloto porque requiere de otras cualidades que yo, por ejemplo, no tengo.

¿Cuáles son esas cualidades que debería tener todo piloto profesional?

El piloto tiene que tener mucha capacidad de concentración, de control en las maniobras y de aplicar bien las técnicas idóneas de conducción. A veces, semeja que algunos deportes se tienen que hacer solo de corazón, pero no es este caso. Hay que utilizar bien la cabeza para saber qué técnicas son las precisas para cualquier situación. Lo digo especialmente porque hay pilotos muy rápidos pero que no tienen algo de cabeza y duran poco.

Fuiste Campeón de España de Rallies en 2009 y 2014. ¿Qué sensaciones tuviste tras llegar a lo más alto?

Son parecidas las sensaciones, pero ocurrieron en momentos de mi carrera muy distintos. En el de 2009 fue especial porque estuve en el momento oportuno, ya fue mi primer campeonato y teníamos muchos medios para lograr victorias. A decir verdad, para mí fue impensable que llegase a ser campeón, nunca imaginé que llegase a ser Campeón de Rally en ese momento. Ya en el de 2014 me dejó un recuerdo más dulce porque tenía menos medios y un equipo de casa porque participé en un equipo formado con mis mis amigos de siempre… y fue todo mucho más afectivo.

Siempre fuiste de asfalto, pero desde hace un tiempo te aventuraste a correr en tierra…

¡Sí, es una situación distinta! Digamos que hasta 2017 corría en el máximo nivel en el Campeonato de España porque tenía en mi cabeza únicamente la intención de ganar. Pero con el paso del tiempo, tras el cansancio físico, la desmotivación y, sobre todo, la dificultad de conseguir los medios para competir al máximo nivel me hicieron replantearme mi situación para seguir disfrutando de este deporte pero con menos presión para ganar.

Además, con la especialidad de tierra competía con un coche que sabía que no iba a ganar, pero que me daba la satisfacción a nivel de conducción y la forma de ver las carreras de forma completamente distinta que me permitía disfrutar mucho y que el público también disfrutase mucho viéndome competir.

¿Tienes pensado volver al asfalto?

No, en absoluto. Ahora mismo, el equipo está funcionando muy bien y mi prioridad es la de tener un equipo importante teniendo, por ejemplo, a Emma Falcón, con el Citroën C3 RS. Quiero tener a mi lado a gente que me permita poder seguir disfrutando de los rallies enfocándome hacia el futuro consiguiendo el mejor resultado en las competiciones.

¿Qué planes tenéis este año?

Seguiremos el Campeonato de España de Rallies de Tierra. Los días 6 y 7 de abril debutamos en el ‘VII Rallye de Tierra Pozoblanco’. Competiremos conociendo mejor el coche y los tramos, que es muy importante.

Jubilas a ‘Andrés’, el Porsche 911 GT3 con el que comenzaste en este tipo de carreras. ¿Qué sensaciones te ha dejado durante este tiempo?

Le tengo especial cariño porque sé que dentro de unos años me acordaré especialmente de él por la cantidad de grandes experiencias que tuve. Con él conseguí más victorias que nunca y con el que tuve mayor placer de conducción, sin duda.


Comentarios

comentarios