La divina Madonna se ha llenado de cultura musical para llevar a cabo uno de sus proyectos musicales más arriesgados… y puede ser que haya dado sus frutos. El pasado viernes presentaba de forma oficial su álbum Nº14 llamado Madame X con el que la propia artista tildaba de “ambiciosa y muy preparada” en donde no buscaba ser un disco únicamente pop ni contentar a todo tipo de públicos.

Una Madonna que crea en su disco un personaje que une a todas sus canciones como un hilo conductor. Ella misma define su alter ego como bailarina, prisionera, estudiante, madre, niña, maestra, monja, pecadora, santa y espía en la casa del amor.

Ha sido un año y medio el tiempo transcurrido desde que Madonna lanzase las primeras pistas sobre el proyecto que ya estaba preparando. Un producto directo de la “soledad” que sintió durante su estancia en Lisboa, pero que supo aprovechar para empaparse de cultura e historia para alcanzar el sonido que ella deseaba. De esta manera, lo tenía claro desde el principio: “quería experimentar musicalmente creando algo nuevo y diferente”.

Desde el pasado mes de abril la cantante ha estrenado sencillos que dejan ver las distintas facetas del disco. Primero llegó ‘Medellín’, el divertido tema que canta con el colombiano Maluma, cuyo vídeo fue grabado en el palacete de Sintra. Luego, justo antes de su actuación en Eurovisión, estrenó ‘Crave’, una balada cantada con el rapero estadounidense Swae Lee, y poco después salió ‘Future’, tema que cantó en la gala celebrada en Tel Aviv, y que incluye la voz de rapper Quavo.

En verdad, Madame X no deja de ser una colección de quince temas nuevos que celebran el largo idilio de Madonna con la música y la cultura latina durante toda su carrera unidas a otras influencias. En el álbum, canta en portugués, español e inglés en varios temas.


Comentarios

comentarios