Su nombre artístico es Juacko, pero se llama Joaquín. Lleva en la música desde los 13 años, cuando empezó a experimentar con mesas de mezclas. A los 15 años ya se metió con programas de edición musical para crear. Ahora mismo tiene 21 años. Desde que era pequeño ha estado subiendo vídeos de canciones a YouTube, pero como hobbie, aunque hoy en día es su trabajo y ya tiene más de medio millón de suscriptores y miles (e incluso millones) de reproducciones en todos sus vídeos. Un trabajo que le permite viajar compartiendo su música: ha ido a Colombia, Alemania y por la Península.

Este sábado  10 estará en la sala Anubis de Tui a partir de las 23:30.

¿Es la primera vez que vienes a Galicia?

Sí me llamaron de allí y genial. Tengo bastantes ganas de ir, me habló bastante gente de ahí. Incluso me han hablado canarios que están allí diciendo que van a ir.

Como dices, empezaste muy pronto en la música. ¿Qué música escuchabas por aquel entonces?

Yo escuchaba dubstep. Solo música electrónica. Yo era de música electrónica a muerte y bueno, también me gustaba el rock y el pop que escuchaba mi padre. La música de antes, por así decirlo, también me gustaba. Pero yo era de escuchar música electrónica, nada más.

El rock y el pop te venían de tu padre, pero ¿el dubstep cómo lo descubriste?

Era lo moderno, lo que me gustaba. Me gustaba mucho David Guetta, Black Eyed Peas… No hacían electrónica electrónica, pero metían elementos electrónicos muy curiosos. Todos los DJ´s de música electrónica de cuando empezó a surgir como Martin Garrix, Tiesto, Skrillex… A mi me flipaba eso.

Y a mi no me gustaba el reggaetón ni la música latina y con el paso del tiempo empecé a abrir la mente y me di cuenta de que tiene su complejidad y su cosilla, ¿sabes? Entonces lo que hago hoy día es combinar la música electrónica con esos sonidos más urbanos y latinos y eso creo que es lo que me caracteriza.

¿Cuál es tu criterio a la hora de elegir entre tantos temazos a cuáles te apetece hacer un remix?

Pues más que nada, al escucharlo por primera vez me tiene que venir ya el remix a la mente. La parte que rompe el tema tengo que imaginarla. Normalmente son canciones que ronden los 128 bpm, que son los habituales en la música electrónica. Ahora hay música urbana como el trap que también tienen ese ritmo y si me lo pide el cuerpo lo transformo.

¿Cuál es tu proceso creativo a la hora de trabajar con un tema?

La verdad es que hay muchas maneras. Por ejemplo, hace unos días simplemente duchándome empecé a tararear una melodía y tuve que salir de la ducha porque cuando me lo imaginaba todo en la mente pensé: “esto es un temazo”. Salí rápido, cogí el móvil y empecé a tararear la melodía vocal, algunas palabras sueltas… Empecé a imaginar la temática al momento y tras tres días después ya tengo la canción hecha y ya estoy esperando para montar el videoclip a principios de diciembre. Además he conseguido una colaboración en ese mismo tema bastante guay, pero no puedo decirlo todavía para no gafar (ríe). Me siento y fluyo, es lo que sale. No tengo ningún método específico y eso es lo que más me gusta, que es impredecible.

¿Actualmente has llegado a vivir de la música entonces?

Sí, estuve el año pasado en Madrid viviendo y sí, mi padre ya está contento conmigo (ríe). Ya le puedo invitar a comer yo a él. Hay que aprovechar el momento y no acomodarse porque aunque ahora mismo pueda estar cómodo, mañana puede que no. Por eso siempre tengo la mentalidad como si estuviese empezando en la música para seguir peleando y trabajar sin parar para que sigan llegando los ingresos y llegar a mucha gente.

Tuviste que irte a Madrid. ¿Cómo está la escena en Canarias?

En Canarias como que hay un techo. Está muy guay para empezar, de hecho aquí me sale más la música. Cuando estaba en Madrid había veces que deseaba volver para crear música porque entre mi familia y mis amigos me inspiro más. Como que estoy más en mi zona de confort, pero estoy aquí dos semanas y sí que me agobio un poco. Necesito también el movimiento y la cantidad de contactos que hay en Madrid. Me fui para allá para hacer contactos y para conocer el mundo y la verdad es que me sirvió bastante.

¿Tienes algo preparado para cuando vengas a Galicia a la Sala Anubis?

Pues tengo una sesión bastante diferente al resto. He renovado ahora justo la sesión ahora que acabó el verano pensé que ya era hora de cambiar de estilos y sí, tengo sorpresitas preparadas.


Comentarios

comentarios